Problemas y desventajas de la cosmética convencional

Problemas y desventajas de la cosmética convencional

Si estás leyendo este artículo es porque te interesa el mundo de la cosmética y quieres saber más sobre él. ¿Pero alguna vez te has parado a pensar en sus componentes? Bases de maquillaje, sombras de ojos, labiales, cremas faciales y corporales, desodorantes o pastas de dientes son sólo algunos de los productos que usamos a diario sobre nuestra piel. Si estos son de cosmética convencional tendrán en su composición una larga lista de ingredientes para conseguir los efectos que prometen, y a la vez que huelan bien, que se conserven o que tengan una textura agradable. Pero para ello utilizan aceites minerales, conservantes, aglutinadores sintéticos, derivados del petróleo y un largo etcétera que son muy perjudiciales tanto para tu piel como para el medio ambiente.

Para que puedas tomar buenas decisiones sobre qué cosméticos usar, debes estar informado/a. Sigue leyendo para descubrir algunos de los principales problemas de la cosmética convencional:

  • Los productos de cosmética convencional utilizan en su formulación una mezcla de componentes naturales y químicos que cumplen diferentes funciones y que le dan al producto su apariencia final y sus propiedades. Para este tipo de cosmética lo más importante es el aspecto de su producto, el olor y que cumpla lo que promete, pero no es tan importante el cómo se consigue, y por eso usan muchas y variadas sustancias químicas perjudiciales. Cada día ponemos en nuestra piel cientos de estas sustancias, que interaccionan entre sí y poco a poco penetran en nuestro cuerpo.
  • Bastantes de estas sustancias son tóxicas, aunque sea en pequeñas dosis. En principio, por sí solas y en la pequeña cantidad que usamos no son perjudiciales, pero piensa en todos los productos que usas constantemente y te harás una idea de la cantidad de tóxicos que estás acumulando en tu interior Está demostrado que muchos de estos componentes provocan enfermedades, desde simples irritaciones de la piel a enfermedades tan graves como el cáncer.
  • Como ves, el principal problema de la cosmética convencional son sus ingredientes químicos dañinos. Ésta es sólo una muestra de algunos de ellos, que ampliaremos en otros artículos. Para que entiendas bien de qué estamos hablando, debes saber que todos los productos cosméticos se basan en: principios activos, excipientes, correctores y aditivos. Dentro de estas categorías encontramos, por ejemplo: bases detergentes en geles de baño, champús o dentífricos, que producen contaminantes secundarios; aluminio, usado en desodorantes antitranspirantes, y que impide la eliminación de los desechos; grasas y aceites derivados del petróleo, para dar una consistencia grasa a los productos y que sean fáciles de untar, a pesar de que son contaminantes ambientales y no se degradan, y muchos más.

Si hasta ahora no has dado mucha importancia a los ingredientes de tus productos de cosmética, esta información puede ser un choque. Pero no te preocupes. Desde aquí nos gustaría ayudarte a ser un consumidor más concienciado y con capacidad de decisión sobre su propia salud.

Si evitas la cosmética convencional y decides usar productos ecológicos, reducirás los tóxicos y tu belleza no estará reñida con la salud, la sostenibilidad y el cuidado de la naturaleza. ¡Tú eliges!

Nuestras marcas